Algunas aclaraciones conceptuales sobre “Emprendimiento Corporativo”

Algunas aclaraciones conceptuales sobre “Emprendimiento Corporativo”

[vc_row][vc_column][vc_column_text]El emprendiendo corporativo aparece en el último quinquenio como la estrategia corporativa de “moda” tanto en los cuerpos directivos y comités de innovación de las compañías más grandes del país, como en los discursos, programas y políticas públicas de promoción de la innovación de entidades como Innpulsa, Connect Bogotá, Ruta N o las Cámaras de Comercio.

Sin embargo, y a pesar de su “novedad”, el emprendiendo corporativo, en adelante (EC), es un área del conocimiento que ha sido ampliamente estudiada por académicos en el campo de la estrategia organizacional por más de 50 años y tiene aplicación no sólo en el ámbito empresarial sino también en el sector gubernamental, solidario y universitario (siendo las spin-off universitarias las expresiones más conocidas)

Pero, ¿qué es entonces el Emprendimiento Corporativo?

Empecemos por aclarar que el EC es un concepto bastante amplio que involucra una gran cantidad de elementos y posibilidades, lo cual, se ha prestado para que sea incluido en el discurso y la agenda de innovación de manera inadecuada y con poca precisión acerca de lo que para cada organización significa y sin definir claramente su objetivo.

En general EC puede entenderse como una estrategia para que las organizaciones creen nuevos negocios que generen nuevas fuentes de ingreso y creación de valor, de manera tal que la entidad matriz pueda renovarse y seguir siendo relevante para su público objetivo.

En ese sentido, el EC es uno de los mejores vehículos de exploración de nuevas oportunidades de cara a la innovación y revitalización organizacional. Sin embargo, es de relevante aclarar que hablar de EC no necesariamente implica la creación de una nueva compañía pues, cuando este es el caso, debe decirse específicamente de lo que en la literatura se conoce como Corporate Venturing (CV) – cuya traducción literal sería “iniciativas corporativas”. El CV puede ser técnicamente definido como un conjunto de prácticas, procesos y sistemas organizacionales para la innovación y renovación de la compañía por medio de la adición de un nuevo negocio al portafolio corporativo en industrias y mercados que pueden ser nuevos o existentes.

El CV es un proceso complejo, costoso y desgastante que involucra un gran consumo de recursos (humanos, financieros, logísticos, administrativos, legales, entre otros) y puede, en caso de nos ser bien manejado, desorientar y desgastar considerablemente a la organización con severas implicaciones financieras y reputacionales de corto y mediano plazo.

Adicionalmente, es fundamental tener en cuenta que el CV es una actividad emprendedora que puede ser tanto interna como externa. Con respecto a la primera, se hace referencia de manera específica a la incubación de nuevos negocios al interior de la organización que incluye, por un lado, la creación de un nuevo negocio de manera deliberada desde su comité estratégico (o su oficina de proyectos) para aprovechar una oportunidad específica proveniente de fuentes como estudios de mercado, ferias, estudios de tendencias, desarrollos tecnológicos, entre otros; para lo cual se conforman equipos elite con personas y recursos específicos tanto internos como externos de la compañía. Y por otro lado, puede involucrar también las iniciativas de intraemprendimento propuestas y lideradas por empleados a quienes se les asignan recursos (tiempo de dedicación, capital semilla, entre otros) para que las prueben y desarrollen sabiendo que algunas se convertirán en nuevas empresas (CV) y otras serán simplemente mejoras de productos o extensiones de línea que, si bien pueden ubicarse dentro del abanico de EC, no implican la creación de una nueva empresa.

Por otro lado, con respecto al CV externo, existen diversos mecanismos relevantes y conocidos tales como el licenciamiento de tecnología, marca y conocimiento; los Joint-Ventures (co-creación de una compañía entre dos o más organizaciones existentes); las fusiones y adquisiciones; los fondos de inversión en emprendimiento conocidos como “Corporate Venture Capitals” (CVC); entre otros. Todos ellos hacen parte del abanico del EC y generalmente implican la creación de un nuevo emprendimiento (bien sea nuevo para el mundo o solo para la organización matriz como en el caso del CVC).

Este es el complejo universo donde se mueven Estratek y todas aquellas compañías que han decidido confiar la gestión y operación de sus procesos de Emprendimiento Corporativo en nosotros, explorando caminos inciertos a través del Rocket Launch Program y el programa de aceleración corporativa de Startups.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Related Posts

1 Comment

  1. El emprendimiento empresarial, menos corporativo y más colaborativo - Estratek

    […] emprendimiento corporativo no es una regla nueva que se debe implementar en las empresas porque esa sea la tendencia. No, el […]

Leave A Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *