Startup as a service

Startup as a service

Podríamos traducirlo como servicio de emprendimiento o de creación de startups. El concepto es un poco difícil de entender y a pesar de no tener una forma apropiada de llamarlo en nuestro idioma, se ha convertido en la mejor opción para las grandes empresas en el mundo.

Básicamente se trata de un servicio que ayuda a las grandes y medianas compañías a producir pequeños, nuevos y revolucionarios negocios. El reto está pues en conseguir que una empresa pueda tener uno o varios hijos fuera de su core sin arriesgar grandes capitales ni su reputación.

Podríamos decir que todo se reduce a estar dispuestos a innovar, pero por más que una gran compañía adopte la cultura, el lenguaje y hasta el talento que se requiere para la innovación, la operación diaria y su estructura, probablemente, terminaran aniquilando cualquier startup o idea de innovación disruptiva.

Ahora bien, el problema no es la empresa ni su rigidez ni sus procesos estandarizados, no olvidemos que gracias a estos la compañía ha logrado mantener su operación y rentabilidad.

Entonces no se trata de criticar a la compañía por su robusta y seria marcha, se trata de buscar la forma de hackearla a si misma sin hacerle daño y apoyándose en quienes si pueden darse el lujo de trabajar con pocas reglas en aras de agilizar la operación.

Hay varias formas en las que las compañías están intentando innovar de manera disruptiva:

  • Comprar muchas compañías (emprendimientos pequeños) con el fin de atrapar uno que de verdad sea disruptivo. El problema con esta solución está en que no siempre se encuentra un unicornio y que, así la pesca haya sido productiva, la gran empresa probablemente terminará contagiando su rigidez a la pequeña, lo que la llevaría a la extinción.
  • Creación de Centros de Innovación o Aceleradoras Corporativas. En este modelo por lo regular, se trabaja con actores locales como emprendedores y universidades y suele ser muy productivo para la creación de ideas de negocio, sin embargo la puesta en marcha de los mismos de manera óptima tienen otro tipo de exigencias, que si no se cubren de manera apropiada terminarán por frustrar dichas ideas.

Como podemos observar no se trata de escoger el mejor talento y ponerlo en un departamento especializado en la adquisición o inversión de startups o en la creación de las mismas, tampoco se trata de ponerle toda la responsabilidad de la innovación a un tercero como en algún momento se planteó en algunos concursos, donde las grandes empresas buscaban solución a problemas de operación o mercado a través de emprendedores externos (innovación abierta).

Por otra parte no estamos diciendo que la innovación abierta, las aceleradoras corporativas y la compra de pequeñas compañías no valga la pena, pero en definitiva no es la manera más inteligente y ágil para innovar de manera disruptiva.

Es aquí donde aparece el modelo de Startup as a Service, un modelo que ya ha sido implementado por varias compañías en el mundo pues permite combinar innovación abierta, aceleración, incubación y creación de negocios desde cero; permitiendo además que la gran compañía pueda poner talento propio que quiera experimentar y emprender, todo esto sin arriesgar su buen nombre.

Para que este modelo funcione y no muera en el intento de escalar, es necesario contar con expertos en emprendimiento que, más allá de hacer la labor de mentores, de verdad sean parte del proyecto ya sea compartiendo riesgos y ganancias, negociando porcentajes o simplemente asegurando un pago mensual como una especie de project manager o emprendedor en serie.

Ojo no hablamos de consultoría, se trata de tener gente preparada y experimentada en este tema y, aunque parezca difícil, ya hay muchas empresas / startups que prestan el servicio de emprendimiento o creación startups para grandes compañías.

El servicio de creación de startup

Un artículo de Medium Corporation publicado en el año 2016 compara este servicio con la forma en la que Hollywood produce múltiples películas de diferentes géneros al mismo tiempo y a una velocidad envidiable.

Hollywood permite que pequeños, grandes y medianos productores usen sus recursos, poniendo a disposición los suyos con equipos mixtos y diferentes formas de producir. Así todos arriesgan, todos trabajan por el proyecto y Hollywood tiene la oportunidad de estrenar películas casi a diario, algunas exitosas y otras no tanto.

La casa madre, gracias a su posición en la industria cinematográfica, es siempre la encargada de asegurar que la última etapa, la distribución, sea la perfecta.

Si la película no cumple las expectativas, la casa madre pierde, por supuesto, pero no perderá su buen nombre y además probablemente estará ganando de manera paralela con otra buena producción; esto sin contar que esta perdida ya no significa, en términos económicos, lo que significaba cuando era solo Hollywood quien producía, realizaba y distribuía la cinta.

Queda claro que la figura de startup as a service es entonces un gana gana tanto para la gran empresa que adquiere el servicio, como para la pequeña empresa que lo provee y todos los actores involucrados en el proceso (emprendedores, universidades, startups, gobierno y hasta otras grandes empresas)

El servicio ha crecido gracias a la necesidad de las grandes de diversificar e innovar de manera disruptiva y todo lo que se necesita para que la figura funcione es confianza.

 

 

 

 

 

Tags:

Entradas relacionadas

1 Comment

  1. ปั้มไลค์

    Like!! I blog quite often and I genuinely thank you for your information. The article has truly peaked my interest.

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *