Emprendimiento en Colombia – El oasis de aceleradoras corporativas de Startups

Emprendimiento en Colombia – El oasis de aceleradoras corporativas de Startups

[vc_row][vc_column][vc_column_text]En Colombia, desde las instancias públicas se habla de emprendimiento con mayor propiedad y amplitud desde el año 2000. Se han creado diferentes regulaciones, mecanismos e instrumentos jurídicos para impulsar y fomentar el emprendimiento en el país.

Sin embargo, este recorrido aún es doloroso para los que deciden ser emprendedores, al encontrarse con un sistema enorme de carga tributaria y fiscal que induce a la informalidad y a disminuir las probabilidades de crecimiento de las nuevas compañías nacientes de jóvenes en el país.

En este sentido, y de acuerdo con el estudio de Global Entrepreneurship Monitor (GEM), Colombia enfrenta dos grandes retos: solo el 14% de las nuevas empresas se crean en un marco de formalidad, y la mortalidad empresarial es creciente, pues mientras se da una tasa de creación de empresas de 22,48%, la tasa de cierre de compañías es de 10,52%. Adicionalmente, según la Asociación Colombiana de Pequeñas y Medianas Empresas (Acopi), de los 2,3 millones de pymes del país, que representan cerca del 94 % del tejido empresarial, aportan 67 % del empleo y generan 30 % del PIB, la mitad se quiebra después del primer año y sólo 20 % sobrevive al tercero.

Algunas de las razones estructurales para que este índice de mortalidad de los emprendimientos sea tan alto, es la gestión financiera de forma estratégica, ya que el IVA es del 19 %  y debe cancelarse así el cliente haya o no pagado su factura, la retención en la fuente del 35 % en promedio, la carga de prestaciones sociales de sus empleados, la ausencia de beneficios tributarios para los emprendedores y la práctica comercial de las grandes empresas de pagar sus proveedores a 90 días, incluso a los emprendedores, hacen un poco más oscuro el horizonte.

Sin embargo, hay una luz naciente en el sistema de emprendimiento. Las aceleradoras y trabajo articulado entre las grandes compañías, que han descubierto el potencial que tienen las startups para el desarrollo de soluciones de sus grandes estructuras e inyectarles capital para acelerar su crecimiento y abrir nuevos mercados. Esto es una estrategia de economía colaborativa, donde la Startup tiene la oportunidad de consolidar y mejorar su modelo de negocios, aprender con un gran cliente, mejorar sus servicios, productos y propuesta de valor, ampliar sus posibilidades de crecimiento e incluso recibir financiación por parte de la gran empresa. Y ésta última, por su parte, también recibe soluciones a la medida, agilidad con equipos de alto desempeño de las Startups, oportunidad de diversificación de su inversión y unidades de negocios, mejora de procesos, productos y servicios, experiencia de usuario, adopción tecnológica y cambios organizacionales para articularse de forma efectiva con las dinámicas e innovación acelerada que poseen las Startups.

Hoy es el momento oportuno para repensar las grandes corporaciones, sus retos y encontrar como posibles solucionadores y aliados a las Startups. Esto impulsaría mejor el emprendimiento y sostenibilidad en el país, y seguramente nos llevaría a horizontes de crecimiento económico más dinámicos y disruptivos.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Related Posts

Leave A Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *