Metodologías ágiles: su impacto en los proyectos de trabajo

Conoce y aprende sobre el impacto que las metodologías ágiles tienen en los equipos de trabajo durante el desarrollo de un proyecto.

Metodologías ágiles: su impacto en los proyectos de trabajo

Conoce y aprende sobre el impacto que las metodologías ágiles tienen en los equipos de trabajo durante el desarrollo de un proyecto.

Las metodologías ágiles son herramientas que permiten a una organización implementar estrategias integrales. Las cuales facilitan la gestión de proyectos con gran rapidez y flexibilidad.

Esto es importante, ya que los negocios modernos requieren mayor flexibilidad ante panoramas o escenarios en constante cambio. Por consiguiente las empresas deben adaptarse a estos cambios para garantizar su supervivencia y permanencia en el tiempo. A continuación describimos las metodologías más populares en la actualidad y para qué sirven.

Las metodologías ágiles más populares en la actualidad

Scrum

Su principal aspecto es que emplea sprints. Estos procesos se caracterizan por ser lo más corto o rápido posible. Cuando termina cada sprint, el equipo de trabajo entrega una versión optimizada del proyecto, para que sea evaluada por el owner y otros involucrados, después de esto se inicia un proceso de mejora. Otra de sus características es que establece roles a las personas participantes en el proyecto (ADEN, s.f.).

Metodologías ágiles: Kanban

Esta metodología implementa, en tiempo real, una comunicación que controla los procesos de la línea de producción. En la cual se establecen tres tareas: en proceso, pendientes y terminadas. Esto facilita la clasificación de las tareas y permite visualizar fácilmente su desarrollo (Incubicon, 2019).

Extreme Programming o XP

Metodología empleada en situaciones muy cambiantes, las cuales requieren una retroalimentación permanente. Hace énfasis en la capacidad de adaptación de un proyecto que en su previsibilidad, de esta manera asegura el resultado esperado. El XP asume los cambios como algo inevitable, que resultan más beneficiosos que un desarrollo estático del proyecto (ADEN, s.f.).

Metodologías ágiles: Lean startup

Es una metodología orientada en maximizar el valor del cliente y minimizar el desperdicio. Se aplica en los procesos de fabricación pull, es decir, aquellos que producen solo lo necesario en el momento adecuado.

El lean startup promueve las actividades que aportan valor al negocio y elimina las que no lo hacen. La idea es ir validando cada aprendizaje de forma continua, experimentando con nuevas ideas en el negocio (Incubicon, 2019).

MVPLab, desarrollo de proyecto a través de Metodologías Ágiles.

Para qué sirven las metodologías ágiles

Las metodologías agiles logran entregas rápidas de los proyectos. Pues promueven el trabajo colaborativo, al fomentar la autonomía y el trabajo multidisciplinario a través de equipos de desarrollo. Ya que todos los miembros persiguen un objetivo en común y trabajan con fluidez y flexibilidad, los equipos obtienen resultados efectivos.

Adicionalmente, estas metodologías predicen resultados y reducen los riesgos. Esto lo logran mediante revisiones continuas y adaptaciones, que permiten un análisis predictivo que minimiza los riesgos de errores.

Además, logran que los clientes sean miembros del equipo. A través de un vínculo fluido con los clientes y una trabajo multidisciplinario. El cual ayuda a obtener proyectos eficientes y mejorar las interacciones con los clientes (ADEN, s.f.).

Diferencias con las metodologías tradicionales

La principal diferencia de las metodologías ágiles con respecto a las tradicionales es que no necesitan definir al inicio del proyecto su alcance. Esto constituye una innovación en la manera de organizar el trabajo. Puesto que se divide el proyecto en partes con una rápida capacidad de adaptación a medida que este avanza.

En este sentido, no se diseña ni planifica por adelantado el proyecto. Sino que, a medida que se desarrolla, se van definiendo las respectivas fases, a través de un feedback constante.

Una diferencia adicional es que se desarrolla por períodos de tiempo previamente establecidos. En este sentido, cada miembro del equipo de trabajo ejecuta una serie de tareas específicas. Después de realizar estas tareas, los resultados se entregan y se reciben las devoluciones, si las hay. Posteriormente, se comienza el proceso de nuevo, efectuando los ajustes necesarios (Sacolick, 2022).

El objetivo final es lograr una transformación digital que maximice el valor del proyecto. Esto es evitar las tareas que no aporten valor, generar el menor desperdicio posible y mejorar continuamente. Asimismo, es importante señalar que estas metodologías se pueden combinar entre sí.

Actualmente empresas exitosas como Pixar, Apple, Tesla, Google o Netflix implementan las metodologías ágiles con la finalidad de optimizar costos y tiempo. Debido a que permiten cambiar las prioridades en cada fase del proyecto (según las necesidades del cliente) y proporcionar resultados tangibles desde el principio.

Artículos relacionados

¿Tiene un proyecto digital que está revolucionando el mercado? Conozca cómo postularse a los premios Latam Digital 2024

La importancia del ambidiestrismo organizacional para el crecimiento sostenible

Cómo pivotar un emprendimiento corporativo

Diferencias entre emprendedor e intraemprendedor

Artículos relacionados

¿Tiene un proyecto digital que está revolucionando el mercado? Conozca cómo postularse a los premios Latam Digital 2024

La importancia del ambidiestrismo organizacional para el crecimiento sostenible

Cómo pivotar un emprendimiento corporativo

Newletter

ESTRATEK

Suscríbete y mantente al tanto de noticias y recursos y eventos sobre innovación.

Newletter

ESTRATEK

Suscríbete y mantente al tanto de noticias y recursos y eventos sobre innovación.