Innovación y aceleración para el emprendimiento corporativo

Innovación y aceleración para el emprendimiento corporativo

Innovar, así como emprender, NO solo es un asunto de MÉTODO ni HERRAMIENTAS, sino de contexto, arquitectura y cultura.
La transformación digital no la hacen las máquinas sino las personas… y la “DIGITALIZACIÓN” es diferente de la “VIRTUALIZACIÓN”. Digitalizar hace referencia a resolver las mismas necesidades de manera diferente usando herramientas digitales y/o en entornos digitales; virtualizar es hacer lo mismo en entornos digitales.
Ser emprendedor no siempre significa montar un negocio, sino tener una forma de pensar y afrontar y resolver los problemas. En ese sentido, un innovador es un emprendedor, es alguien que resuelve problemas y que no se conforma con la manera como hoy se hacen las cosas.
El crecimiento de la organización, y por ende su sostenibilidad en el largo plazo, depende de su capacidad de innovación. Esta capacidad global de innovación la podemos gestionar usando los horizontes de crecimiento considerando, por un lado, todas las capacidades y recursos con los que cuenta la compañía y por el otro, su capacidad de generar valor a mercados actuales, adyacentes y nuevos. La clave está en la gestión de portafolio y el balance de este. Esto nos permitirá no solamente tener una gestión “sana” del futuro de la empresa, sino que nos ahorrará muchos dolores de cabeza al poder definir los vehículos más apropiados para operar y abordar cada uno de los proyectos del portafolio de innovación.
Existen muchas expresiones o vehículos para “operativizar” una estrategia de innovación según la madurez en innovación de la compañía, su aversión al riesgo, su capacidad de inversión, entre otras variables. En ese sentido, cada empresa deberá elegir dónde y cómo realizar sus apuestas sabiendo que algunos vehículos como las Startup Factories, las aceleradoras corporativas de startups o los fondos de CVC requieren más inversión y más interacción con el ecosistema, mientras que el desarrollo de incubadoras internas o las unidades/laboratorios de innovación pueden ser mecanismos más conservadores y menos difíciles de operar (y aceptar) para una organización que apenas comienza a recorrer el camino. No hay un vehículo mejor que otro, todo depende de las intenciones estratégicas y las capacidades de la empresa. Debemos trabajar por crear un SISTEMA de generación de valor para la empresa y sus grupos de interés en el que pensemos y actuemos como emprendedores. No necesariamente para crear nuevos negocios, sino para resolver los problemas de manera diferente y poder transformar la organización desde adentro.
Lean startup es una metodología que sirve para construir negocios a través de aprendizaje validado en contextos de incertidumbre extrema. Construir un modelo de negocio es un problema no trivial que se construye paso a paso. No se tiene que tener el modelo de negocio listo y perfecto para comenzar con una startup. No existe un plan perfecto para comenzar con una startup, sin embargo hay que encontrar el camino correcto antes que se agoten los recursos.
El aprendizaje dentro de la metodología lean startup se da a través de experimentos. Los recursos que más desperdicia un emprendedor son tiempo, dinero y moral. El más escaso es el tiempo y es el que no se recupera. En Lean Startup la meta no es la perfección, es aprender rápido.
El primer paso para construir un modelo de negocio es entender quién es el cliente y cuáles son sus dolores y necesidades. Los primeros clientes que usan nuestra solución y son capaces de pagar por ella se llaman Early Adopters. La propuesta de valor es una idea clara, concisa y transparente de cómo un negocio, producto o servicio puede ser relevante para un consumidor, deberá sonar como magia para alguien.
Hay varias formas de representar un modelo de negocio, el “business model canvas” y el “Lean canvas”, en la metodología Lean Startup, se utiliza el Lean Canvas para ir construyendo el Business Model Canvas. Lean startup se puede describir como el método científico aplicado al testeo, validación y desarrollo de negocios en contextos de alta incertidumbre. Se deben diseñar modelos de negocio enfocados en el cliente, no solo en las capacidades de las compañías.
El ciclo de aprendizaje en lean startup tiene 3 fases: crear – medir – aprender. Los experimentos en lean startup se crean a partir de hipótesis y su objetivo es validarla o invalidarla. La hipótesis es un enunciado que no se encuentra aún verificado, nuestra tarea es validarla o invalidarla a través de un experimento. El producto mínimo viable, es la mínima expresión de valor ofertado y capturado. En Lean Startup debemos garantizar velocidad, aprendizaje y foco. Las startups tienen 3 grandes momentos: problem/solution fit, product market fit, scale.

Artículos relacionados

¿Tiene un proyecto digital que está revolucionando el mercado? Conozca cómo postularse a los premios Latam Digital 2024

La importancia del ambidiestrismo organizacional para el crecimiento sostenible

Cómo pivotar un emprendimiento corporativo

Diferencias entre emprendedor e intraemprendedor

Artículos relacionados

¿Tiene un proyecto digital que está revolucionando el mercado? Conozca cómo postularse a los premios Latam Digital 2024

La importancia del ambidiestrismo organizacional para el crecimiento sostenible

Cómo pivotar un emprendimiento corporativo

Newletter

ESTRATEK

Suscríbete y mantente al tanto de noticias y recursos y eventos sobre innovación.

Newletter

ESTRATEK

Suscríbete y mantente al tanto de noticias y recursos y eventos sobre innovación.